Sacred Heart Cathedral | @ Zhangzhugang

Javier Collado

Dobuss

CBN. El Vaticano acaba de formalizar un acuerdo histórico con el régimen comunista de China después de más de 70 años de ruptura de relaciones y desencuentro.

El acuerdo se ciñe exclusivamente al ámbito religioso sin que suponga nada más en el ámbito diplomático entre ambos países. En concreto existen 12 millones de ciudadanos chinos que profesan la fe católica y están divididos en una Iglesia controlada por el régimen chino y otra que opera en la clandestinidad.

Desde los años ochenta se llevaba trabajando en la unificación de esas dos Iglesias, e incluso el propio régimen comunista había nombrados a siete obispos católicos, sin la aprobación de la Iglesia de Roma, que llegó incluso a excomulgar a algunos de ellos.

La negociación ha sido llevada por el subsecretario de Estado de la Santa Sede Antoine Camilleri y el viceministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Chao.

El acuerdo ha llegado en un momento crucial, toda vez que en los últimos tiempos se asistía a una intensa campaña de destrucción de iglesias cristianas en algunas regiones chinas.