Acoso escolar.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El número de casos de acoso escolar, atendidos a través del Teléfono ANAR de Ayuda a niños y adolescentes, disminuyó hasta los 590 en 2017, casi la mitad que en 2016, cuando se registraron 1.207, aunque aumentó su violencia y frecuencia, según el III Estudio sobre el acoso escolar y ciberbullying realizado por la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR.

Además, del estudio se desprende que uno de cada cuatro casos (146 de los 590 confirmados) se produjeron en forma de ciberbullying, es decir, a través de Internet y las redes sociales.

El informe, que se ha presentado este martes en la sede de Mutua Madrileña, en Madrid, se basa en las 36.616 llamadas recibidas durante el año 2017 en el teléfono gratuito ANAR (900 20 20 10) relacionadas con el bullying y, en concreto, en los 590 casos contrastados.

Los responsables del informe atribuyen este descenso a «una mayor sensibilización social indudable». «El entorno social ya no es silente, hay una actitud más proactiva por parte de los profesores, los colegios y las autoridades, así como de los padres que han tenido conocimiento para tomar cartas en el asunto», ha explicado el director general de la Fundación Mutua Madrileña, Lorenzo Cooklin.

Si bien, ha precisado que los casos que permanecen se han vuelto más violentos. En concreto, de los datos se desprende que el 97% de los casos corresponden a situaciones de intensidad media o grave. Mientras, los que disminuyeron fueron sobre todo los casos más superficiales.

En cuanto a la violencia y frecuencia, en el 52,9% de los casos de acoso escolar presencial y en el 40,6% de ciberbullying, el acoso dura más de un año. Además, en el 75,4% de los casos de acoso escolar y en el 64,4 por ciento del ciberbullying, la frecuencia es diaria.