Javier Collado

Dobuss

María Morales. El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y el Hospital Universitario Reina Sofía mejoran el diagnóstico del cáncer de próstata gracias a la incorporación de una novedosa técnica denominada biopsia prostática de fusión, que combina imágenes de resonancia magnética y ecografía. Se trata de una de las herramientas más precisas que existen en la actualidad para la detección de este carcinoma tan prevalente en la población masculina.

El grupo de investigación liderado por la directora de la Unidad de Gestión Clínica de Urología del hospital, María José Requena, emplea para ello un ecógrafo de altas prestaciones adquirido por el IMIBIC y con el que se llevan a cabo diferentes proyectos de investigación. Más de 250 los pacientes -vinculados a dichos proyectos y algunos procedentes de otras provincias andaluzas- han podido beneficiarse ya de sus ventajas.

Esta tecnología permite fusionar imágenes que proporcionan la resonancia y la ecografía  por co-registro de imágenes con un sensor para que ambas tengan una total coincidencia y esto ayude a realizar la punción en el punto exacto donde existe la lesión sospechosa de cáncer de próstata. Precisamente, su principal aportación es la mayor exactitud en la punción de lesiones sospechosas de pequeño tamaño, con un porcentaje más alto de diagnósticos. La prueba se realiza en la Unidad de Investigación Clínica del IMIBIC.

El desarrollo de esta prueba implica el trabajo en equipo de urólogos (que llevan a cabo la biopsia) y radiólogos (realizan la resonancia), así como de personal técnico y de enfermería del instituto y del hospital. María José Requena señala que “la incorporación de la biopsia de fusión permite aumentar la detección de casos, con tumores clínicamente relevantes, ya que toda esta información facilita que los profesionales podamos localizar mejor tumores que con la anterior técnica no eran detectados. Nos permite también realizar un diagnóstico más preciso, disminuir la carga de tratamiento en algunos casos, ofrecer terapéuticas más personalizadas y ajustadas al tamaño y a la zona de la lesión”.

Por su parte, el urólogo José Valero puntualiza que “ayuda a detectar lesiones en determinadas zonas de la próstata que no son rutinariamente biopsiadas y, por tanto, sirve para conocer qué áreas deben ser analizadas obligatoriamente”. El especialista afirma que se puede incrementar en hasta un 20% el diagnóstico de tumores de próstata con la biopsia prostática de fusión.