Javier Collado

Dobuss

El huracán Florence ha llegado con fuerza a la ciudad de Jacksonville, en Carolina del Norte. Tanto servicios de emergencia como vecinos de la zona pasean casa por casa para comprobar de que nadie quede atrapado en sus viviendas. Los vientos y las lluvias han dejado la ciudad en un caos con árboles caídos, techos levantados y postes de luz totalmente inservibles, son las consecuencias del huracán.

Voluntarios del vecindario rescataron a varios perros que se encontraban en el porche de una vivienda, solos y completamente empapados. Además, poco después, localizaron a un par de gatos que estaban en peligro debido a las inundaciones, los voluntarios consiguieron cogerles y subirles al bote para ponerles a salvo.

La situación es tan crítica que los funcionarios de la ciudad han avisado que de llevará cinco semanas restablecer la normalidad en Jacksonville, informa CBS.