This Tuesday, Jan. 4, 2011 photo shows a pedestrian walking while using a phone in New York. While smartphones and other electronic devices changed popular culture by offering an ability to always stay connected, it so swiftly turned into such a compelling need that a simple walk down the street is considered wasted time. (AP Photo/Bebeto Matthews)

Javier Collado

Dobuss

Ni parados, ni caminando, ni si quiera para cruzar un paso de peatones: cada vez más personas caminan por la calle sin despegar la vista de la pantalla del móvil. La imagen más habitual hoy en día, miremos donde miremos, es la misma, cabezas agachadas y manos con el móvil.

En España ya hay varias iniciativas para que aquellos que van con la mirada perdida, levanten la cabeza cuando vayan a cruzar: pasos de cebra que se iluminan, advertencias pintadas en el suelo, o señales de advertencia. Ahora en León los peatones podrán ser sancionados si cruzan sin mirar. La Policía vigilará en una campaña, muy de cerca, las distracciones con el móvil.

Es un peligro en la carretera, pero también para la propia salud. El uso del móvil puede multiplicar hasta por cuatro el riesgo de accidente o de ser atropellado.