Javier Collado

Dobuss

La ley que criminaliza la violencia machista en Marruecos, publicada hace seis meses en el Boletín Oficial, ha entrado finalmente en vigor este miércoles, si bien diversas organizaciones han alertado de que sus provisiones se quedan cortas para dar una protección adecuada a las mujeres.

La legislación incluye una prohibición del matrimonio forzoso, el acoso sexual en espacios públicos y multas más duras por determinados tipos de violencia, si bien no criminaliza las violaciones dentro del matrimonio ni define de forma precisa la violencia doméstica. De esta forma, se criminalizan «ciertos actos considerados formas de acoso, agresión, explotación sexual y malos tratos», con penas de entre uno y seis meses de prisión a los acosadores, ya sea en espacios públicos o a través de medios informáticos.

Asimismo, serán castigados aquellos que desvíen dinero o propiedades para evitar el pago de pensiones y otras cantidades derivadas de un divorcio, así como aquellos que expulsen a su mujer de casa o impidan su regreso.

Las autoridades estarán además obligadas a facilitar medidas de prevención, incluidos programas de concienciación sobre la violencia contra las mujeres, al tiempo que crea unidades especiales para atender las necesidades de mujeres y niños en los tribunales, organismos públicos, fuerzas de seguridad y forma comités locales, regionales y nacionales para hacer frente a estos problemas.

Un sondeo gubernamental desveló recientemente que el 63 por ciento de las mujeres de entre 18 y 65 años habían sido víctimas de violencia en el país, según ha recogido la cadena de televisión británica BBC.