Javier Collado

Dobuss

CBN. La nueva selección española de fútbol de Luis Enrique comienza a ilusionar y a cautivar a los aficionados después de un soberbio partido en el que ha barrido literalmente nada menos que a la Subcampeona del pasado Mundial, la Croacia de Rakitic y Modric.

Podría aducirse que era un partido amistoso, que Croacia no pusiera intensidad, o que no hubiera jugado el equipo titular croata, pero verdaderamente la clave del resultado podría sustentarse en una excelente dirección técnica del entrenador asturiano, el deseo de agradar de los propios jugadores y las excelentes cualidades del equipo español.

Los goles se sucedieron uno de detrás de otro en un recital de defensa, mediocampo y ataque, siendo España un equipo con mayúsculas.

Si bien las tres primeras ocasiones fueron para Croacia, por mediación de Rakitic y Santini por partida doble, fruto de una buena presión a la salida del balón de España, Saúl pondría el 1-0 en el 23, gracias a un gran remate de cabeza a centro medido de Carvajal.

El gol hizo venirse arriba a la afición ilicitana del Estadio Martínez Valero para que España ampliara la renta en dos nuevos goles casi consecutivos en los minutos 32 y 35 por mediación del mismo hombre, Asensio, que hoy sí ha dejado ver su gran capacidad de disparo lejano para batir al meta croata.

Se llegó al descanso con un amplio marcador a favor de la selección española, quizá algo excesivo para el juego y ocasiones logradas por ambos equipos.

Tras la reanudacion, tambien muy pronto, en el 48, una excelente combinación entre Asensio y Rodrigo permitió a este último llevar el 4 al marcador.

El resultado pesaba como una losa para el equipo de Croacia, cuando aún quedaba casi toda la segunda parte.

En esta ocasión sería Ramos, de cabeza el que a centro de Asensio desde la esquina del área, lograra el 5-0 en el 56.

Comenzaban los cambios en España y entraba Rodri por Busquets, y más tarde Thiago por Saúl.

Luis Enrique seguía dando indicaciones dejando claro que es un entrenador ambicioso e inconformista, y los jugadores españoles le acompañaron manteniendo el hambre y la intensidad en el partido a pesar de lo holgado del resultado.

Isco lograba en el 69 a pase de un magistral Asensio el 6-0 en el marcador, un resultado vergonzante para una subcampeona del mundo.

Era el turno de Azpilicueta sustituyendo a Carvajal.

Hasta el final, entre olés del público de una afición entregada, dos ocasiones más de Rodrigo y Thiago que pudo desbaratar el guardameta Kalinic.

Extraordinario partido de España que ha vuelto a levantar a los aficionados de sus asientos y a recuperar la ilusión por su futuro.