Dobuss

Tras la desaparición de los más de 400.000 dólares recaudados por una pareja de Nueva Jersey para un ‘sin techo’ y su supuesta desaparición, las autoridades han registrado su domicilio en busca del dinero que nunca llegó al mendigo. El abogado de Johnny Bobbitt ha acusado a ambos de fraude por apropiarse del dinero para su uso personal.

La Policía ha procedido a registrar el domicilio de Kate McClure y su novio Mark D’Amico, la pareja que recaudó más de 400.000 dólares para un ‘sin techo’ y cuya cantidad no llegó entera a manos de su destinatario porque supuestamente «había desaparecido», en busca del dinero perdido.
La joven McClure se topó con Johnny Bobbitt por primera vez en una carretera de camino a Filadelfia. Cuando su coche se quedó sin combustible, el mendigo se le acercó y le ofreció el combustible que necesitaba para rellenar su depósito y que había adquirido en una gasolinera con sus últimos 20 dólares en el bolsillo.
Tras este bonito gesto, McClure quiso devolver el favor a su inesperado salvador y emprendió una campaña de crowdfunfing en la plataforma GoFundMe para recaudar dinero para el mendigo. Más de 14.000 se volcaron en su historia y gracias a sus donaciones consiguieron reunir más de 400.000 dólares para él.
Sin embargo, una vez que recibieron el dinero, la pareja pareció echarse atrás en su afán solidario. Según afirma el abogado Chris Falloon, Bobbitt  no recibió la cantidad íntegra del dinero. Ante las sospechas, la pareja estadounidense alegó ante The Philadelphia Inquirer que podría ser arriesgado darle tanto dinero de golpe a un supuesto adicto.
Poco después, se mostraron pruebas de que McClure se había hecho recientemente con un nuevo BMW y que pudo disfrutar de unas vacaciones en Florida, California y Las Vegas. A pesar de que ambos aseguraron en varias ocasiones que todo fue pagado con su propio dinero, Falloon acusó a McClure y D’Amico de fraude y apropiación de bienes para uso personal, según informa el medio local.
Todo empeoró después de que el abogado supiera, en palabras de la defensa de la pareja, que el dinero «había desaparecido». Dos días después, las autoridades han entrado en su casa de Nueva Jersey para buscar los 400.000 dólares perdidos.