Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Defensor del Pueblo Andaluz investiga el caso de una niña, Carla Lara Galán, de seis años, diagnosticada por la Consejería de Salud de la Junta con un nivel medio alto en inteligencia, destacando el nivel alto en razonamiento fluido, mientras que meses antes el colegio de Córdoba donde ha cursado emitió un informe «sin analizarla», apuntando que no hay indicios de Alta Capacidad y una serie de ítem que, según advierte la madre, «son propios de discapacidad intelectual severa, de personas con graves dificultades y que precisan escolarización C».

Así lo manifiesta a Europa Press la progenitora, Ana Esther Galán, que tiene otro hijo de nueve años con Alta Capacidad, y argumenta su postura en base a los citados informes, con los que ha acudido a distintas instituciones, como el Defensor del Pueblo Andaluz, Defensor del Menor y Alta Inspección del Gobierno, pendiente éste último de notificar si actúa, además de entregar solicitudes al centro escolar e inspección territorial.

En concreto, en el informe de Educación, emitido a finales de abril de este año y consultado por Europa Press, se acuerda aplicar las medidas generales del aula, después de que se señala que «su rendimiento se ajusta al grupo ordinario», y que «no se aprecia diferencia significativa respecto al grupo», entre otros indicios, todo ello «sin valorar a la niña», insiste la madre. Posteriormente se detalla una serie de ítem, entre ellos que tiene «desinterés» por implicarse en tareas; «torpeza en actividades que implican precisión»; «parece no escuchar cuando se le llama/habla»; «falta de interés en relatos y cuentos», pese a que «es narradora en teatro», según remarca la madre; «está poco/nada integrada»; «presenta conductas disruptivas o rabietas incontroladas»; «problemas en interacción».

Igualmente, se recoge que presenta «excesivo movimiento y/o impulsividad excesiva», algo en lo que la madre advierte de que «la impulsividad es lo contrario al razonamiento, justo donde muestra un nivel alto, diferente a la media». También, se indica que tiene «dificultad al seguir órdenes sencillas», entre otros ítem y respuestas como que «no comprende con mucha facilidad la información que se le proporciona», aunque «cuando está interesada aprende con facilidad y rapidez». En este sentido, el equipo docente asevera que «no se observan fundamentos necesarios para considerar» a la niña como «posible alumna con altas capacidades intelectuales en este momento de su desarrollo», por lo que proponen aplicar medidas generales del aula.