Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El hostelero cordobés de Castro del Río Manuel García emigró hace 50 años a Cataluña buscando un porvenir para su familia al igual que muchísimos andaluces.

En los últimos días ha sido protagonista de la prensa nacional por el acoso que ha sufrido de los independentistas más radicales, los CDR (Comités de Defensa de la República)

Todo comenzó porque se opuso a que en restaurante colocaran lazos amarillos, considerando que no se respeta su recinto privado y su libertad para aceptar o no la citada colocación del símbolo independentista. Propone que si quieren que los coloquen en jardines o recintos públicos pero no en la parte exterior de su inmueble.

Fuentes del Ayuntamientos de Blanes, han informado que agentes locales han estado todo el fin de semana pendientes del restaurante Sol d’Or, tras pedir su dueño protección tras la presión sufrida de los CDR.

Por último, este hostelero de Blanes ha criticado a los que le tildan de «facha» e incluso le han pedido que se marche de la comunidad catalana por su actitud: «Siento asco y pena por los que me quieren echar de Cataluña».

«¿Cómo voy a irme a España si esto es España? Yo les planto cara. Los constitucionalistas somos más y más fuertes. Soy tan bravo como las aguas de la Costa Brava», ha manifestado en entrevista a diario El Mundo.

Al mismo tiempo ha afirmado sentirse catalán.