Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Alvaro Sánchez. Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de diez personas dentro del marco de la Operación “Águila” desarrollada durante estos meses de verano en la capital cordobesa, concretamente en la barriada de las Palmeras, desmantelando de ese modo un clan familiar, por la presunta comisión de un delito contra la salud pública, así como a otros dos miembros del mismo, otro de tenencia ilícita de armas.

La investigación tuvo su inicio a comienzos del mes de junio del presente año, cuando investigadores de la Policía Nacional de Córdoba, tuvieron conocimiento gracias a la realización de varias pesquisas, de cómo en la barriada de las Palmeras de Córdoba, pudiese existir un grupo de personas que se estaría dedicando al cultivo de marihuana, y que además de eso, alguno de los miembros de dicho clan, pudiera tener en su poder algún arma de fuego.

A raíz de ese momento y fruto de numerosas gestiones policiales, los investigadores procedieron a realizar durante el pasado mes de julio, una primera fase de esta operación, que culminó con la detención de tres miembros de este clan a los cuales los agentes les acusaban de la presunta comisión de un delito contra la salud pública.

Siete registros domiciliarios en un amplio operativo policial en Palmeras que incluyó unidades especializadas

La investigación continuó durante las siguientes semanas con numerosas pesquisas, fruto de las cuales lograron ubicar nuevos domicilios en la mencionada barriada, en los que se albergarían cultivos clandestinos de marihuana, por lo que la pasada semana, concretamente, a primera hora de la mañana del pasado día 22 de agosto, se instauró un fuerte despliegue policial en las Palmeras para proceder a realizar siete registros domiciliarios, que arrojaron un saldo de siete personas detenidas –por la presunta comisión de un delito contra la salud pública y dos de ellas por tenencia ilícita de armas- así como la desmantelación de varias plantaciones de marihuana que arrojaron un peso bruto desbrozado de unos 19kg y todo el material necesario para su cultivo, cocaína, alrededor de 8.000 euros en efectivo, una escopeta, una pistola de calibre 22 así como otra simulada, dando por concluida de ese modo la operación.