Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El Gobierno de España ha expulsado ya a Marruecos a todos los migrantes que ayer lograron saltar la valla de Ceuta, en virtud de un acuerdo firmado entre ambos países en el año 1992 para la readmisión de personas que entren de manera irregular a territorio español a través de sus fronteras.

Así lo han confirmado fuentes del Ministerio del Interior que han destacado que este acuerdo «se ha reactivado» ahora, aunque no han concretado si se seguirá aplicando para todas las personas que logren saltar las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla con Marruecos.

«Depende de la voluntad de que Marruecos esté dispuesto a readmitir porque es un acuerdo bilateral», han señalado estas fuentes, que también han apuntado que actualmente «es un buen momento» en las relaciones entre los dos países.

Desde el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska han argumentado que en esta ocasión Marruecos ha accedido a la petición de readmisión de los 117 migrantes realizada por España, al tiempo que han recalcado que el pacto ya se ha activado «con anterioridad».

El acuerdo relativo a la circulación de personas, el tránsito y la readmisión de extranjeros entrados ilegalmente, se firmó en el marco de «la cooperación instaurada» entre ambos países. En su artículo 1 establece que las autoridades fronterizas de Marruecos readmitirán en su territorio, «a petición formal de las autoridades fronterizas» de España, a los nacionales de países terceros que hubieren entrado ilegalmente en el territorio de este último desde territorio marroquí.

Según este acuerdo, España debe presentar la solicitud de readmisión en los diez días posteriores a la entrada ilegal en el territorio del Estado requerido. En ella deben constar los datos sobre la identidad, y de la documentación de la que dispongan, así como las condiciones de su entrada ilegal en el territorio español, así como cualquier otra información de que se disponga sobre el mismo.