Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Esta pareja buscó la dirección de la Guardia Civil de Granada en su teléfono móvil y, poco después, se presentaba en el cuerpo de guardia de la Comandancia y entregaba a los agentes la mochila con el dinero. Los guardias civiles inspeccionaron la mochila y, además de los pasaportes y el dinero, encontraron una factura de hotel en la que aparecía el nombre de uno de los ciudadanos chinos y un teléfono móvil.

Lo llamaron por teléfono y le dieron “la feliz noticia de que su mochila con el dinero estaba en la comandancia y que podían pasarse a recogerla cuando quisieran, lo que ocurrió poco después”.

Este ciudadano chino y su familia actualmente residen en Rentería (Guipúzcoa) y, como los turistas malagueños, estaban visitando Granada. Fue uno de sus hijos el que, sin que nadie se diera cuenta dentro del coche, había arrojado la mochila por la ventanilla cuando aún estaban dentro del aparcamiento.

Cuando recibió la llamada de la Guardia Civil iba circulando por Jaén de vuelta a casa porque, según comentó, “habían perdido el dinero de sus vacaciones”. Sobre las 18.30 horas de ese mismo día, se presentó en la Comandancia de Granada el ciudadano chino y su familia y se encontraron con los ciudadanos malagueños, que todavía estaban allí.