Javier Collado

Dobuss

María Morales. Cada día más personas compran por Internet. La comodidad de hacerlo desde casa se ha convertido en un hábito, pero adquirir productos o servicios desde el sofá también tiene riesgos.

El algunas ocasiones, los ‘malwares’ infectan sitios web seguros para copiar los datos bancarios de los clientes y así sustraer dinero. Solo en algunos casos, tras presentar una denuncia, el banco devuelve el dinero robado desde un servidor de distintas partes del mundo.

La recomendación es no hacer compras en la red a menos que estemos muy seguros de la fiabilidad de la empresa a la que vamos a dar nuestros datos.