Javier Collado

Dobuss

CBN / Enrique Sancho. Del 24 de agosto al 2 de septiembre tiene lugar en pleno corazón de Moscú, en la emblemática Plaza Roja, el festival Torre Spasskaya, que reúne cada año, desde hace 10, las mejores orquestas militares de todo el mundo, grupos folclóricos, y divisiones de la guardia honoraria de jefes de gobiernos y otros espectáculos.

España acude este año con el espectáculo ecuestre y musical de Córdoba Ecuestre, que moviliza diez caballos y una veintena de personas. Se trata de la cita internacional mas importante que ha tenido hasta ahora Córdoba Ecuestre. Por su parte, la Escuela de Equitación de Kremlin presentará por primera vez en España su espectáculo en caballerizas reales de Córdoba.

En el curso del festival ponen de manifiesto su maestría las mejores orquestas castrenses de Europa y Asia, así como un equipo internacional que ejecuta los bailes escoceses. Brillan con sus actuaciones las compañías de la guardia de honor y ceremoniales de Rusia, Bielorrusia, Kazajistán y Mongolia, mientras que la escolta de caballería de honor del Regimiento Presidencial y la Escuela de equitación del Kremlin demuestran tradicionalmente las maravillas del adiestramiento de caballos.

En todo caso no siempre se trata de música militar, también se interpretan obras clásicas, así como éxitos de los mejores artistas de siglo XX, tales como The Beatles, Pink Floyd y Mireille Mathieu.

En Moscú todavía recuerdan la actuación de la Unidad de Música de la Guardia Real española en 2013, que tocó piezas de zarzuela y pasodobles de gran tradición como el Huésped del Sevillano, Canto a la Espada de Jacinto Guerrero, el Tambor de Granaderos o el Fragmento final de la Obertura de Ruperto Chapí, entre otras. La Guardia Real, heredera de la antigua Banda de Alabarderos, no tuvo inconveniente en cerrar su actuación con la socorrida «Que viva España», antes de rendir homenaje a sus espectadores con la popular Katyusha que fue coreada por el público. Ver su actuación aquí.

El Festival Torre Spasskaya se celebra desde 2009, aunque tuvo un antecedente en 2006 en los llamados Conciertos de Subdivisiones de la Guardia Honoraria de Jefes de Gobiernos que se celebró en la colina Poklonnaya, donde está situado el parque conmemorativo en honor de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. La más impresionante muestra fue la de la Compañía de Guardia Especial de República de Kazajistán, que demostró métodos únicos de manejar armas, que ningún ejército en el mundo puede repetir. El espectáculo resultó tan colorido e impresionante, que decidieron celebrarlo cada año.

El festival suele durar nueve días. Los ejercicios demostrativos tienen lugar a diario a las 8 de la tarde, pero durante el día se celebran talleres y ferias, eventos infantiles, flashmobs y actuaciones. Cada día del festival es una fiesta viva, que termina con un espectáculo de luces y efectos especiales. El precio de entradas para el festival 2018 va de 2.100 a 8.000 rublos (un rublo ruso equivale a 0,013 euros; o sea precios desde 27 a 104 €), dependiendo del día y el sector.

En el marco del festival se organiza asimismo el concurso de orquestas infantiles de instrumentos de viento denominado “Torre Spasskaya – a los niños”. En una plataforma construida especialmente para este fin, para los huéspedes del festival actúan los colectivos de niños que vienen de distintas ciudades y países, alegran la vista con su instrucción de orden cerrado las guardias de honor, desarrollándose igualmente los conciertos, los shows interactivos, los talleres de creatividad y otras diversiones.

El nombre del festival se refiere a uno de los elementos arquitectónicos más representativos de la Plaza Roja donde tiene lugar, junto con el Kremlin, el Mausoleo de Lenin, las catedrales de San Basilio y de Kazán, el Museo Estatal de Historia de Rusia o las Galerías GUM. La Torre Spasskaya de 71 metros de altura, con 10 campanas y 25 toneladas de peso cuyo sonido es retransmitido por Radio Moscú a las seis de la tarde y a las doce de la noche, tiene como elemento más famoso el carrillón. La torre al igual que el resto del Kremlin actual fue construido en 1491 por el italiano Pietro Antonio Solari. La torre está presidida por un hermoso icono del Salvador ante la que debían quitarse el sombrero todos los ciudadanos, incluido el zar.