Foto: mallorcadigital.com

Javier Collado

Dobuss

María Morales. El pequeño Izan y toda su familia están muy agradecidos a Rafael, un guardia civil de Lucena (Córdoba). Mientras que estaba fuera de servicio, el agente no dudo en salvar al pequeño de 18 años meses, como relatan en el medio mallorcadiario.com .

Como relatan los familiares el medio balear, Izan tenía una fiebre, al llegar a 39.5 grados el pequeño dejo de respirar. Los padres salieron corriendo hacia el centro de salud más cercano y en el camino Rafael se encontró con ellos.  «Me identifiqué como guardia civil y les ofrecí ayuda. El hombre estaba tan nervioso que apenas pudo balbucear ‘mi niño se muere, mi niño se muere’«, cuenta el agente a mallorcadiario.com.

El centro de salud estaba cerrado así que el lucentino no se lo pensó dos veces y le realizó la RCP al pequeño. La rápida intervención salvó la vida del bebé. Izan actualmente se encuentra bien y toda la familia solo tiene palabras de gratitud para Rafael y su mujer, que no dejo de llama al 112 para que llegarán lo antes posible.