Javier Collado

Dobuss

María Morales. Jaime Caballero se propuso realizar este reto con la intención de recaudar fondos y concienciar a toda la sociedad sobre la enfermedad de ELA.

El donostiarra, que salió desde el Náutico de San Sebastián, ha nadado durante 25 horas sin parar. Caballero ha terminado en el mismo punto de partida y ha llegado exhausto, entre aplausos, pero muy emocionado con su logro.

Le ha querido dedicar todo el esfuerzo a las personas afectadas con esta dura enfermedad: «Ellos se merecen el mayor aplauso», ha concluido el deportista.