Javier Collado

Dobuss

María Morales. Teófilo Rodríguez ya ve algo de luz al final de su calvario. El joven valenciano que pesa 385 kilos tiene la solución que tanto tiempo lleva reclamando: el Hospital de Manises se hará cargo de su tratamiento, al menos hasta que encuentre un centro especializado.

La familia, a pesar de esto, sigue por la vía de denunciar al centro. Eso sí, desde el hospital aseguran que han hecho todo lo posible por el joven y hacen hincapié en la cama especial que se financió especialmente para él. Teo, en cambio, asegura que ha sido tratado como «un animal», algo que también defiende el defensor del paciente.

En los últimos días el joven ha pasado varias horas en un camión de mudanzas que le condujo desde el hospital hasta su domicilio, con todos los problemas que eso conlleva. En solo dos meses, Teófilo ha engordado más de cien kilos por culpa de un problema de tiroides que padece, y al que no ha encontrado todavía una solución concreta.