Javier Collado

Dobuss

La conversión de contratos temporales en indefinidos creció un 17,7% en el primer semestre del año, hasta alcanzar un total de 407.900 conversiones, la cifra más alta desde el año 2008, según un informe de Randstad que analiza la evolución de los contratos convertidos de una modalidad a otra en la última década.

El informe señala que los contratos temporales convertidos a indefinidos han registrado la segunda cifra más elevada de los últimos diez años, solo superada por la alcanzada en 2008 (432.772). En concreto, 407.986 contratos de duración determinada se han convertido en indefinidos en los seis primeros meses del año, lo que supone un aumento del 17,7% respecto al mismo periodo año anterior, cuando se convirtieron 346.655.

Analizando la serie histórica se observa que, tras registrar la cifra más elevada en 2008 (432.772), este tipo de contratos descendió durante cinco ejercicios consecutivos, a excepción de un repunte en 2010 (+8,2%), hasta registrar la cifra más baja en 2013 (197.769). Desde ese año, los contratos de duración determinada convertidos a indefinidos aumentaron durante los siguientes cinco años hasta superar de nuevo las 400.000 conversiones en 2017.

Durante los seis primeros meses de 2017, el 35,9% contratos indefinidos provenían de uno de duración determinada, por lo que la cifra mostrada durante la primera mitad de este año (36,3%) es la más elevada de los últimos seis ejercicios. En 2011 se alcanzó la cifra más elevada, cuando el 42,2% de los contratos indefinidos provenían de una conversión.