Javier Collado

Dobuss

María Morales. Solo hay que escuchar su potente voz para entender que la voluntad de Alfina Fresta, de 29 años, es a prueba de todo, incluso, de la más dura enfermedad. El talento de esta italiana ha emocionado a millones de personas en las redes sociales, gracias a un video en el que Alfina interpreta “Una furtiva lacrima”, en la iglesia de Santa Ágata de Catania, en Sicilia.

Una mujer la ayuda a sostenerse frente a los feligreses que, en silencio reverencial, atestiguan el talento sin límites de esta mujer de cuerpo frágil, pero con una increíble voz de soprano.

Alfina Fresta sufre una forma de parálisis cerebral conocida como tetraparesia distónica espástica, que afecta la movilidad de sus extremidades, además de una discapacidad visual. De la mano de la compañía teatral Neon, esta joven siciliana se para frente al auditorio ayudada por Stefania Licciardello, su ángel de la guarda, y cada nota que sale de su voz llena todo el escenario.

Neon está compuesta por actores sanos y con algún tipo de discapacidad. Su misión es abrir el teatro a cada diversidad. El vídeo en el que Alfina interpreta Una furtiva lacrima de la ópera L’elisir d’amore, de Gaetano Dinizetti, ha sido visto más de 47 millones de veces en Facebook, gracias a la publicación de Massimo Rizzoli.