Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Francia ha logrado derrotar 4-2 a Croacia en una vibrante final del Mundial de Rusia-2018, celebrada este domingo en Moscú.

Los Bleus se impusieron en el estadio Luzhniki con goles de Mario Mandzukic (min. 18, en propia puerta), Antoine Griezmann (min. 38, penalti), Paul Pogba (min. 59) y Kylian Mbappé (min. 65).

Los balcánicos habían logrado el empate a uno por mediación de Ivan Perisic (min. 28) y Mandzukic (69) acortó distancias con el 4-2..

Francia impuso su favoritismo en la final para lograr el título en Rusia, 20 años después del que conquistó en su territorio.

El equipo de Didier Deschamps golpeó en momentos vitales del partido y desvaneció la ilusión de una sorprendente Croacia, que en Rusia-2018 llegó a lo más alto en su historia.

Con su segundo título, los franceses se sumaron al ‘club de los dos’ con Argentina y Uruguay, para situarse detrás de Brasil, Alemania e Italia entre los máximos campeones mundiales.

Francia llegó a la final pese a tener un plantel muy joven, de un promedio de 26 años, entre los menos experimentados de Rusia-2018.

Y también Mbappé superó la prueba de fuego por la carga extra que implicaba estar bajo las luces de su incipiente fama y responder a tono de una final mundial.

Levantado por sus propios jugadores al concluir la final en el Luzhniki, Deschamps se convirtió en el tercer hombre en ganar el Mundial como jugador y entrenador tras el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer.

«Estoy muy feliz de este grupo, porque venimos desde lejos. Esto no siempre fue simple, pero a fuerza de trabajo, de escuchar», afirmó el entrenador campeón mundial a la cadena de televisión francesa TF1.

Una lluvia torrencial no impidió que se desatara la euforia entre los jugadores franceses cuando el portero Hugo Loris levantó la Copa Mundial, la segunda de Francia en su historia.

Antes recibieron las medallas de los campeones y saludaron en fila a los presidentes de la FIFA, Gianni Infantino, de Francia, Emmanuel Macron, y de Croacia, Kolinda Grabar Kitarovic, también bajo una intensa lluvia.

En pocos minutos, los Campos Elíseos de París se llenaron de público para celebrar esta segunda Copa del Mundo de los Bleus. En 1998, fueron más de un millón de personas las que festejaron este triunfo.

Desde la «fan zone» de la Torre Eiffel hasta los centros de las ciudades de Lyon, Lille o Marsella, pasando por el estadio de Burdeos y las plazas de los pueblos, millones de seguidores franceses saltaban de alegría y el alborozo estalló en todo el país

Si Francia figuraba desde el comienzo en el pelotón de los aspirantes, apenas nadie ubicaba a Croacia entre los cuatro o cinco favoritos y menos en la final. Pero los balcánicos rompieron los pronósticos, aunque no pudieron finalmente lograr la victoria.

Sin embargo, su estrella Modric, decisivo para que los balcánicos llegaran a la final, fue nombrado merecidamente la figura del Mundial.

El cansancio les pasó factura a los balcánicos que antes de la final habían jugado tres prórrogas consecutivas desde octavos con dos victorias por tanda de penaltis, con la carga emocional y el cansancio que ello implica.

Pero los ajedrezados llegaron más lejos de lo que jamás imaginaron. Han superado el histórico tercer puesto de la legendaria generación de Davor Suker y Robert Prosinecki en Francia-1998.

Liderados por dos extraordinarios jugadores como Luka Modric e Ivan Rakitic, ya son considerados héroes en su país.

Francia llega a su segundo título en un Mundial de sorpresas, en el que potencias como Alemania, Brasil, España y Argentina se despidieron temprano y sus figuras no dejarán recuerdo alguno de su actuación en Rusia.