Javier Collado

Dobuss

CBN. La tercera fase de la operación para rescatar a los cuatro niños restantes y su entrenador de fútbol atrapado dentro de la cueva tailandesa inundada está en marcha desde este martes por la mañana.

«Los cinco tratarán de ser rescatados hoy al mismo tiempo», ha indicado el jefe de la misión de rescate, Narongsak Osottanakorn.

«Planeamos traer a los cuatro niños y al entrenador», dijo, además  del «médico y tres hombres más» que se han quedado con el grupo desde que fueron encontrados hace más de una semana. Todos deben abandonar la cueva hoy.

Diecinueve buzos están involucrados en el intento de rescate y las autoridades dijeron que los niveles de agua permanecen estables, que no se ven afectados por la lluvia.

«Para no perder el tiempo, debido a las condiciones de lluvia, la tercera misión se ha planificado y preparado desde temprano esta mañana», dijo Narongsak.

Los Navy Seals de Tailandia dijeron que esperan que la fase final de la misión de rescate tome más tiempo que la operación de nueve horas del segundo día, en base a la necesidad de rescatar a los últimos cinco y los tres Seals y el médico que les hace compañía.

«Hooyah», escribió la unidad en una publicación en Facebook. «Hoy es el 10 de julio de 2018. Será más largo que los anteriores. Vamos a celebrarlo juntos finalmente».

Esperanzas de una operación rápida

Hasta el momento, ocho equipos de buceadores expertos han sacado a ocho niños de entre 12 y 16 años de edad del sistema de cuevas durante dos días.

Los buceadores han estado aprendiendo de la experiencia y ayer fueron dos horas más rápidos en sacar al segundo grupo de supervivientes que el primer día.

«Espero que hoy seamos más rápidos o la misma velocidad que ayer», dijo Narongsak.

Un equipo de buzos extranjeros y SEALS de la marina tailandesa guiaron a los niños durante una operación de nueve horas a través de casi los 4 km de canales a veces sumergidos y oscuros desde donde estuvieron atrapados durante más de una quincena.

Dos niños sufren infecciones pulmonares

Un funcionario de salud informó de la condición mental y física de los ocho rescatados hasta ahora como «buena», y agregó que permanecerán en el hospital alrededor de una semana.

Pero sobre dos de los niños liberados de la cueva tailandesa parcialmente inundada existe sospecha de infección pulmonar, después de su terrible experiencia de 16 días bajo tierra.

Hasta ahora, el grupo ha sido «mantenido alejado» del contacto físico con sus padres hasta que el riesgo de infección haya terminado y los médicos solo han permitido que sus familiares y seres queridos los vean a través de un cristal.

Una de las preocupaciones de las autoridades sanitarias es que podrían estar en riesgo de haber contraído  la llamada «enfermedad de las cavernas» – histoplasmosis –  al respirar excrementos de murciélagos o pájaros. Sin embargo, no se puede propagar entre humanos.

La policía y el personal militar usan paraguas para cubrir cada camilla en el traslado al helicóptero que aterriza en el aeropuerto militar en Chiang Rai.