Imagen: Marca.

Javier Collado

Dobuss

La cordobesa Fátima Gálvez se colgó este domingo la medalla de plata en tiro olímpico, en la modalidad de foso, en los Juegos Mediterráneos, en una final con polémica por un error de los jueces, que dieron el oro a la cordobesa y luego rectificaron para hacerle disputar una ronda de desempate.

Gálvez, campeona del mundo en 2015 y de Europa en 2011, se jugó la victoria con la tiradora de San Marino Alessandra Perilli. Inició la última ronda creyendo que le llevaba dos platos de ventaja y, al término de la misma, los jueces anunciaron el triunfo de la española.

Sin embargo, al repasar la puntuación de las nueve rondas precedentes advirtieron un empate a 41 puntos, así que decidieron que ambas tiradoras disputaran una ronda de desempate.

Eso descentró a Gálvez, que ya se creía ganadora y que tuvo que volver a cargar la escopeta para pelear por el oro. La española falló un plato en esa última serie, mientras que Perilli se mostró implacable y acabó llevándose el título contra pronóstico.

Aún así, Fátima sigue sumando metales en su medallero y llevando el nombre de Córdoba por el mundo entero.