Javier Collado

Dobuss

María Morales. Darwin Micheal Mejía, de 7 años, se reencontró con su madre, Beata Mariana de Jesus Mejía Mejía, tras ser separados por las autoridades estadounidenses como parte de la política de tolerancia cero contra los migrantes.

Darwin y Beata, de Quetzaltenango, fueron detenidos en mayo de este año cuando intentaban cruzar la frontera en busca de asilo, según detalla el Washington Post. El reencuentro ocurrió en el Aeropuerto Internacional de Baltimore, Washington.

El pequeño, quien provenía de Phoenix, Arizona, la esperaba en una silla acompañado de autoridades estadounidenses. Después del trágico suceso, un juez resolvió que el menor debía ser liberado y reunirse con su madre mientras se decide el proceso de solicitud de asilo.

El menor llegó a Baltimore en un vuelo antes de las 2 a.m. del viernes y poco después se reunió con su madre. «Miren su cara, está triste. Pero vamos a estar juntos y nadie nos va a separar otra vez» declaró Beata a los medios de comunicación presente el aeropuerto. Mejía-Mejía se sintió «feliz» con la decisión del juez y aseguró ante los medios que de ahora en adelante buscará cumplir con el objetivo que se fijó al poner rumbo a Estados Unidos: «Luchar por mi hijo. Darle una educación», precisó.