Javier Collado

Dobuss

La Junta de Andalucía ha asumido la tutela de once de los treinta hijos de un vecino de la localidad granadina de Marchal que supuestamente no los atendía correctamente. Aunque la administración autonómica no ha ofrecido detalles concretos sobre esta intervención, el jefe del Servicio de Protección de Menores, José Antonio Puerta, aseguró que la Junta actúa de la misma forma en todos los casos cuando tiene conocimiento de que existen menores que pueden sufrir un maltrato activo o pasivo, por negligencia o se encuentran desasistidos.

El caso de este padre residente en esa pequeña localidad de unos 400 habitantes, ubicada en la comarca de Guadix, era «conocido y seguido» desde hace años por parte de la Fiscalía de Menores, que ha coordinado su actuación junto a los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía y la Guardia Civil. Presuntamente los niños tienen edades comprendidas entre los 5 y los 12 años. Los menores acudían con regularidad a las escuelas en las que estaban matriculados.

La situación de este vecino de Marchal, conocido como El Canuto, ya trascendió públicamente hace diez años, cuando fue entrevistado por un programa de TVE en la casa cueva en la que convivía por entonces junto a algunos de sus hijos y dos de sus cuatro mujeres -las otras dos residían en Castilla-La Mancha con el resto de su descendencia, según su testimonio-.