Javier Collado

Dobuss

María Morales. El Mundial de Rusia acaba de comenzar y, entre partido y partido, las aficiones de Japón y Senegal han dado una lección de educación. Tras la victoria de sendas selecciones, los seguidores de estos países demostraron un gran civismo.

Estos aficionados colocaron toda su basura en un lugar especifico para que fuera más fácil su recogida. Las cámaras del estadio donde se disputó el Polonia – Senegal captaron como una representación de estos aficionados de Senegal, eufóricos por su inesperada victoria, dejaban de lado su estado emocional, para dedicarse a recoger papeles, banderas y otros objetos que los aficionados habían dejado en las gradas.

Las recogieron todas y dejaron nuevamente los asientos de la grada limpios para albergar a los seguidores del siguiente partido. Toda una muestra de civismo y educación que no se estila mucho en los estadios del mundo.