Foto: ABC

Javier Collado

Dobuss

Hace poco la historia de un pequeño cachorro al que amputaron las cuatro patas enterneció a las redes. Ahora, esa historia se ha convertido en el símbolo de la lucha contra los abusos de animales a una semana de las elecciones presidenciales y parlamentarias en Turquía y ha acaparado parte de la agenda política.

La policía turca ha detenido a un operador de máquinas de construcción acusado de torturar al cachorro, un auténtico desalmado, ya que el pobre perro murió dos días después de ser encontrado en un bosque del distrito de Sapanca, ubicado al este de Estambul. El incidente ha tenido eco en los partidos políticos y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha prometido modificar las leyes después de los comicios para incluir penas de cárcel.

“Han detenido a un hombre por esa crueldad”, ha informado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, este domingo durante un encuentro electoral, después de que el caso del cachorro indignara al país. Al animal le amputaron las cuatro patas y la cola y murió poco después de haber sido llevado a un veterinario el pasado viernes.
Erdogan, que busca ser reelegido tras 15 años en el poder ha prometido que las leyes sobre los derechos de los animales serían modificadas después de los comicios. “En casa o en las calles, tomaremos en cuenta la ley y la evaluaremos”, ha señalado el presidente. “No hay nada aceptable sobre esto, pero es muy importante mostrar esta conciencia”, ha agregado. Este domingo, Erdogan publicó incluso una foto con su perro Ciko en Twitter, reiterando su deseo de proteger a los animales.