Perro lazarillo/ Imagen: Getty.

Javier Collado

Dobuss

La plataforma MyTaxi ha expulsado de forma permanente de sus servicios a un taxista que se negó a subir a su taxi a un cliente ciego que iba con su perro lazarillo, mientras que el Instituto Metropolitano del Taxi (IMET) está esperando que le llegue la denuncia formal para abrir un expediente al conductor.

La persona invidente, que ha revelado su caso en las redes sociales, asegura que no es la primera vez que le sucede y por ello ha querido denunciar este último caso.

El invidente, que es socio de la ONCE, ha denunciado que los hechos ocurrieron el pasado 12 de junio en Barcelona, cuando solicitó un taxi a través de la aplicación MyTaxi, de la que es cliente habitual, pero, al llegar al lugar donde se habían citado y localizar al cliente, que lo esperaba acompañado por su perro ‘Wurst’, el taxista interrumpió la llamada que estaban compartiendo y se fue del lugar sin más explicaciones y sin recoger a su pasajero. Pese a que el invidente le llamó repetidas veces, el taxista solo le respondió para ofrecerle excusas, como que se encontraba en la calle equivocada o que no hablaba bien español.

La ONCE ha lamentado que «ésta no sea la primera vez que se produce un hecho como éste» y ha asegurado que, si bien no tiene planeado interponer una denuncia, sí que se pondrá en contacto con el IMET para «hacer hincapié en la sensibilización, la formación y la difusión de la normativa».