Javier Collado

Dobuss

María Morales. Una nueva normativa que regula el sector del taxi en Bilbao convertirá en obligatoria una práctica que ya se realiza de manera voluntaria: que los taxistas esperen a que sus clientas entren en casa cuando termine el servicio si ellas lo piden, una medida vinculada a la seguridad de las mujeres ante el aumento de agresiones machistas pero que podría darse también en el caso de los hombres.

De esta manera se convierte en obligatoria una práctica que muchos taxistas realizan ya para dar más seguridad a sus clientes. Con esta medida quieren, además de dar más seguridad a las mujeres, lograr la excelencia de este servicio público.

La Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) celebra la aprobación de la nueva normativa. El presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, entiende que esta nueva medida «es un paso más en favor de la seguridad de la ciudadanía que además reconoce la importancia social que tiene el taxi. Así, considera que «se trata de una iniciativa que podría extenderse a otras ciudades como Madrid».

En este sentido, Sanz ha recordado que los taxistas afiliados a la emisora de la FPTM, Teletaxi, ya han ido más allá de lo que estipula la norma al disponer desde 2016 de un sistema de alarma que conecta al conductor del taxi con el servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid, el 112, a través de una aplicación móvil y otros dispositivos ocultos en el vehículo. «Se trata de un sistema pionero de alarma que permite reducir el tiempo de respuesta de las fuerzas de seguridad del Estado en caso de necesidad, así como el de la atención sanitaria en caso de accidente», recuerda el presidente. «Este sistema permite que los cuerpos de seguridad tengan como aliados a una flota de unos 6.000 vehículos que circulan por todos los rincones de la capital durante las 24 horas del día», asegura Sanz.