Javier Collado

Dobuss

María Morales. El marido de la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, ha ingresado este lunes pasadas las 07:30 horas de la mañana en la cárcel de Brieva, en Ávila, para cumplir su condena de 5 años y 10 meses de prisión por el caso Noòs, según han informado en fuentes penitenciarias. Urdangarin tenía de plazo hasta hoy para ingresar en la cárcel y empezar a cumplir con la condena que el martes pasado le impuso el Tribunal Supremo por varios delitos de corrupción en el caso Nóos.

Urdangarin llegó la noche del domingo al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid procedente de Ginebra. El cuñado del Rey, como cualquier otra persona que haya sido condenada y se encuentre en ese momento en libertad, puede acudir con el mandamiento a cualquier instalación penitenciaria de España. Ahora, lo normal es que pase por todos los trámites del primer ingreso. Se le hace una ficha y es reconocido por el servicio médico, además de ser entrevistado por un equipo multidisciplinar formado por trabajadores sociales y psicólogos que le evalúan.

Como es habitual, el preso pasa la primera noche en el módulo de ingresos y después se le traslada al módulo más adecuado. Probablemente, y dadas sus características, al conocido como «de respeto», donde el interno, al que se clasifica en segundo grado, acepta unas normas de comportamiento e higiene y de organización de la vida diaria en esa instalación.

De todos modos, la prisión puede analizar si la cárcel que ha elegido Urdangarin es la más apropiada y, acogiéndose al artículo 75 del Reglamento Penitenciario, Instituciones Penitenciarias puede decidir cambiarle si considera que la elegida por el condenado no es la idónea para salvaguardar la seguridad del interno o el buen orden del centro.

La cárcel de Brieva fue construida en 1989 y cuenta con una superficie de 43.540 metros cuadrados y 162 celdas, con otras 18 más complementarias. A unos diez kilómetros de Ávila, está bastante aislada de núcleos urbanos aunque no excesivamente alejada de Madrid. Fue la prisión donde cumplió condena el exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán.

El Tribunal Supremo ratificó el martes pasado la condena inicial de la Audiencia de Palma por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero le absolvió de falsedad en documento público, con lo que rebajó en cinco meses la pena de privación de libertad, que es en total de 5 años y 10 meses.