Javier Collado

Dobuss

El componente resveratrol, presente en frutas como la uva y otras plantas, revierte la enfermedad del Alzheimer en ratones, produciendo un efecto de protección contra la pérdida de memoria y contra la patología, según ha demostrado un estudio del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona.

Los resultados de este estudio, publicado en la revista Molecular Neurobiology, son «concluyentes», ha afirmado la investigadora que lo ha liderado, Coral Sanfeliu, aunque ha aclarado que la enfermedad en humanos es más compleja, por lo que el resveratrol «difícilmente podría ser curativo» en este caso, y sería únicamente lentificador o preventivo, según un comunicado.

Otros estudios ya habían descubierto una relación entre el resveratrol y la reducción de los efectos del Alzheimer en cultivos celulares y roedores, pero ninguno había encontrado los mecanismos moleculares necesarios para probarlo, algo que este trabajo sí ha hecho.

En el experimento, llevado a cabo con ratones transgénicos con Alzheimer, los científicos añadieron resveratrol a la dieta de dos grupos de roedores, uno con la patología y otro sin, como grupo de control, y en ambos casos se observó una respuesta mejorada en el aprendizaje.

En el caso de los afectados de Alzheimer, se vio un efecto de protección contra la pérdida de memoria y contra la patología. El trabajo ha contado con la participación de científicos de Grupo de Investigación en Envejecimiento y Neurodegeneración de la Universidad de Barcelona, un equipo que forma parte de los laboratorios del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) y el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP).