Javier Collado

Dobuss

María Morales. El pleno de les Corts ha aprobado este jueves, con los votos a favor de PSPV, Compromís, Podemos y Cs y el rechazo del PP, la ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de atención al final de su vida, que tiene como objetivo regular el ejercicio de los derechos de la persona en esos momentos para garantizar el respeto a su dignidad y autonomía y velar por la calidad de su vida durante el proceso.

También establece los deberes que ha de cumplir el personal de las instituciones y centros sanitarios y sociales, tanto de titularidad pública como privada con el objetivo de “proteger, garantizar la dignidad de la persona en el proceso final de su vida y asegurar su autonomía, sus deseos y voluntad”.

Así, la norma recoge el derecho a recibir cuidados paliativos integrales y a elegir el lugar donde recibirlos y a realizar la planificación anticipada de decisiones. Asimismo, se incluye que el personal médico debe velar para que el proceso de toma de decisiones y deseos expresados por la persona se respete dentro del marco legal, y que los centros sanitarios garanticen a la persona en situación de últimos días una habitación de uso individual.

Durante el debate parlamentario, el diputado de Ciudadanos, Juan Córdoba, ha destacado el “rigor y la seriedad” que se ha llevado a cabo por parte de todos los grupos durante la tramitación parlamentaria de esta norma “necesaria” porque “defiende la igualdad de todos los valencianos y también a la hora de morir, queremos sociedad de libres e igual desde el nacimiento y hasta la muerte”.

“Pensamos que el fin máximo ley es conseguir el derecho a morir con dignidad evitando el mayor sufrimiento posible. La calidad de vida incluye también la enfermedad y la muerte para que sea en paz y con dignidad”, ha dicho para insistir en que la ley garantiza cuidados paliativos “de calidad” para “aliviar cada síntoma de molestias insoportables para el paciente”.