Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

A.S. El estudio ‘Medición del rendimiento en el índice de calidad y acceso a la atención médica para 195 países y territorios y ubicaciones subnacionales seleccionadas: un análisis sistemático del estudio sobre la carga mundial de la enfermedad 2016’, publicado en The Lancet, situá el tratamiento de enfermedades cardiovasculares en España entre los 10 mejores del mundo.

En concreto, el trabajo puntúa a España con una nota media de 93,4 sobre 100 y por delante de países como Suecia (91,8), Japón (91,6), Canadá (87,8), Reino Unido (85,6) o Estados Unidos (70). Los nueve primeros países son Holanda, Finlandia, Luxemburgo, Suiza, Francia, Islandia, Dinamarca / Noruega y Bélgica, por orden de posición.

Respecto al resto de enfermedades cardiovasculares analizadas en el estudio, las cerebrovasculares (ictus) reciben una puntuación de 99 puntos, las cardiovasculares hipertensivas, 96; las enfermedades cardiovasculares congénitas, 90; y las enfermedades cardiovasculares reumáticas, 82.

«Cabe destacar que la enfermedad cardiovascular sigue posicionándose como la primera causa de muerte en nuestro país, siendo responsable de cerca de 120.000 fallecimientos anuales, por lo que la mejoría en los tratamientos es esencial para aumentar la cantidad y calidad de vida de la población», ha declarado al respecto el presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Manuel Anguita.

Y añade: «Los resultados del estudio suponen una gran distinción para los profesionales sanitarios españoles y para los Servicios de Cardiología del Sistema Nacional de Salud».

No obstante, precisa, no se debería caer en la «autocomplacencia; aún hay margen de mejora y no tenemos que escatimar esfuerzos en seguir luchando por la máxima calidad asistencial en nuestra área. Por este motivo tenemos que seguir trabajando en proyectos que apuesten por ello, como SEC-CALIDAD», ha continuado explicando.