Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Los cerca 2.000 inmigrantes rescatados en los últimos tres días en el Mediterráneo Central han desembarcado en la isla italiana de Sicilia, incluido el bebé que nació en el barco de la ONG SOS Mediterranée pocas horas después de que se rescatase a su madre.

En uno de los barcos que ya ha llegado a Catania, el Aquarius, con el personal sanitario de Médicos sin Fronteras (MSF), viajaban 70 inmigrantes que ayer asistieron al nacimiento de un niño que pesó 2,8 kilos y al que han llamado momentáneamente Miracle (Milagro). La madre fue rescatada en una lancha neumática con otros inmigrantes por un barco de la Marina italiana y después trasladada al Aquarius donde comenzó a sentir los dolores del parto y dio a luz en aguas internacionales. «Tanto el niño como la madre están muy bien», explicó la comadrona del MSF, Amoin Soulemane.

La mujer ha contado que pasó un año en Libia prisionera en un campo, donde la maltrataron continuamente y la pidieron dinero para liberarla, pero pudo escapar con su pareja y embarcare con otras personas el pasado jueves. «Me ha contado que su barca salió el miércoles pero el motor se rompió y tuvieron que volver a la costa y esconderse en la playa durante todo un día hasta que volvieron los traficantes», explicó uno de los cooperantes de MSF, Ni Mhurchu.