Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El Real Madrid ha vencido 3-1 al Liverpool en la final de Champions League disputada la noche de este sábado en Kiev en un partido en el que los protagonistas han sido: la bella chilena de Bale en el segundo gol del Madrid, los increíbles errores del guardameta del Liverpool Karius en dos de los goles encajados y las lesiones de Carvajal y Salah.

El primer tiempo concluyó con el 0-0 inicial con un Liverpool dominador en los primeros 20 minutos dando paso a un mayor control del juego del equipo madridista en el resto del periodo transcurrido hasta el descanso.

No se produjeron claras ocasiones de gol en esta primera mitad, siendo lo más destacado la lesión de Carvajal y de la figura del equipo inglés, el goleador egipcio Salah.

En el segundo se produjeron los goles. A los 50′, Loris Karius fue protagonista del gol más insólito de una final de la Champions: quiso sacar rápido con la mano pero Karim Benzema le bloqueó el pase con el pie y logró el 1-0 para el Real Madrid.
Sin embargo, para alegría del arquero alemán del Liverpool, Sadio Mané apareció para igualar el partido cinco minutos más tarde (55´).
Y unos minutos más tarde, en el minuto 64 volvió a adelantarse el Real Madrid por mediación de Gareth Bale, que logró una gran chilena para marcar uno de los goles más bonitos del año, lo que suponía el 2-1.

Cuando el Liverpool esperaba igualar de nuevo el partido, Bale lanzó un disparo lejano a la portería del Liverpool, encontrando de nuevo al dubitativo y desacertado Karius, al que se le doblaron las manos en una parada normalmente fácil para un guardameta, encajando el 3-1 definitivo.

Decimotercera Champions para el Real Madrid y tercera consecutiva, agrandando su leyenda para satisfacción de sus numerosos seguidores.