Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La autonomía de los dispositivos electrónicos es hoy en día una de sus características más destacadas y actualmente uno de los grandes caballos de batalla de los ingenieros, que buscan conseguir que cargar estos resulte lo más cómodo posible para los usuarios.  Un nuevo planteamiento propuesto para el almacenamiento de la energía podría hacer posible cargar la batería de un móvil en cuestión de segundos.

Investigadores de la Universidad de Cornell han desarrollado una nueva arquitectura de batería que utiliza componentes autoensamblables a nanoescala, lo que podría favorecer cargas mucho más rápidas a las actuales, además de permitir mayores capacidades de almacenamiento de energía.

El nuevo modelo de batería en 3D propuesto por el estudio sustituye este circuito por un entrelazado de ánodos y cátodos en lo que se describe como un estructura giroscópica en 3D autoensamblada, «con miles de poros a nanoescala repletos de los componentes necesarios para el almacenamiento y la entrega de energía», según las informaciones del Cornell Chronicle.