Escuela Infantil. / Foto: madrid.es

Javier Collado

Dobuss

Alemania no quiere que los más pequeños de la casa falten a clase. En los días previos a las vacaciones que fija el calendario escolar y en las fechas inmediatamente antes y después de los puentes de mayo, el número de alumnos que justifican por enfermedad su falta de asistencia a las clases se duplica, según datos publicados por el periódico alemán Die Welt.

El aparente motivo es que muchos padres prolongan por su cuenta los días sin colegio para viajar con más comodidad y varios Bundesländer han comenzado a tomar cartas en el asunto con ayuda de la policía. Las multas ascienden hasta los 5.000 euros por alumno.

Solo en la ciudad de Berlín y solo en el año 2017, 863 familias tuvieron que pagar multas de una media de 2.500 euros por las faltas escolares de sus hijos.