Redes sociales Raigen Kelley.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Raigen Kelley no pudo resistirse a grabar el momento y compartirlo con todo el mundo a través de Facebook. Aún en prácticas, a la peluquería en la que trabaja, ubicada en New Braunfels, Texas, EEUU, acudió un matrimonio de ancianos. La cita era para la mujer, pero, para sorpresa de Kelley, el principal interesado era él.

“Esta es la prueba de que el amor verdadero existe. Ella ya no puede peinarse a sí misma y su marido insistió en aprender cómo hacerlo por ella paso a paso. Desde los productos, la forma en que coges el peine y el secador…” explica la joven en las redes sociales, dando cuenta de la emoción que le produjo la tierna escena: “Verdaderamente es una de las mejores cosas de las que he podido ser testigo en toda mi vida. Me dejó con lágrimas en los ojos. Que hombre tan increíble y que mujer tan afortunada”, sentenció, bendiciendo a ambos.

Y es que tal y como describe, en las imágenes se puede apreciar cómo el hombre sostiene el secador mientras, con especial atención, y asistido por la peluquera, moldean el pelo de la mujer, a la vez que formula distintas preguntas para asegurarse de que lo está haciendo bien.