Javier Collado

Dobuss

CBN. Las nanopartículas derivadas de las hojas de té podrían ser la clave para un avance en el tratamiento del cáncer de pulmón, según descubrieron «accidentalmente» científicos.
El equipo conjunto de la Universidad de Swansea e India en realidad tenía la intención de crear marcadores para detectar tumores.

Se sorprendieron al descubrir que los «puntos cuánticos» que fabricaron destruyeron el 80% de las células de cáncer de pulmón a las que se les aplicaron.

Pero el equipo dijo que crear un tratamiento utilizable podría tomar algunos años.
Los puntos cuánticos son nanopartículas diminutas, 4.000 del ancho de un cabello humano.

Se pueden hacer químicamente, pero esto es complicado y costoso y tiene efectos secundarios tóxicos.

El equipo de investigación, que incluye investigadores del Instituto de Tecnología KSR y la Universidad Bharathiar en India, por lo tanto, estaban explorando un método alternativo no tóxico basado en plantas para producir los puntos, utilizando extracto de hojas de té.

El Dr. Sudhagar Pitchaimuthu, investigador principal del proyecto, explicó: «La razón principal por la que empezamos a buscar hojas de té es que los puntos cuánticos químicamente sintetizados cuestan entre £ 250 y £ 500 por microgramo, mientras que los derivados orgánicos pueden fabricarse por £ 10 por microgramos, y al mismo tiempo no envenenan las células sanas que rodean el cáncer.

«Tenían una emisión de fluorescencia excepcional para la bioimagen de células cancerígenas, pero la guinda del pastel fue descubrir que las células se estaban muriendo y que no podían replicarse por sí mismas».

Investigaciones posteriores descubrieron que los puntos cuánticos eran lo suficientemente pequeños como para penetrar en los «nanoporos» de las paredes de las células cancerosas.
Los compuestos que contienen (incluidos los polifenoles, los aminoácidos, las vitaminas y los antioxidantes) inducen la muerte de las células cancerosas mediante un proceso llamado apoptosis, que oblitera la información del ADN que necesitan para reproducirse.

Según la Unidad de Inteligencia y Vigilancia del Cáncer de Gales, el cáncer de pulmón es uno de los cuatro cánceres más comunes en Gales y el cáncer más común en todo el mundo.

Cada año en Gales, el cáncer de pulmón es responsable de más muertes que los cánceres de intestino y mama combinados.

Aproximadamente la mitad de todas las personas con cáncer de pulmón en Gales muere a causa de la enfermedad dentro de los seis meses posteriores al diagnóstico, casi tres cuartas partes dentro de un año.
Solo el 6,5% sobrevive por cinco años o más.

Pero el Dr. Pitchaimuthu dijo que aprovechar el efecto de los puntos cuánticos en un tratamiento útil para los humanos aún podría tomar algunos años.

«Primero tenemos que aumentar la producción de las pequeñas cantidades que hemos creado en el laboratorio, para crear una fábrica de puntos cuánticos.
«Hasta ahora solo hemos eliminado células en una placa de Petri al introducir directamente los puntos.

«Ahora necesitamos identificar una enzima que pueda transmitirlos a los cánceres en personas, sin afectar los tejidos sanos circundantes.

«Esperamos comenzar con ensayos de laboratorio en breve, con ensayos clínicos en seres humanos en unos dos años si todo va bien, así que tal vez en una década podamos tener un tratamiento ampliamente disponible».

El equipo del Dr. Pitchaimuthu también está investigando otros posibles usos de los puntos cuánticos, que incluyen las células solares, los tratamientos de contaminantes del agua, la pintura antimicrobiana utilizada en quirófanos y las cremas solares.

Incluso podrían ayudar a mejorar el medio ambiente, ya que las hojas de té utilizadas provienen de la tercera parte de la cosecha considerada inadecuada para beber, que normalmente termina en un vertedero.