Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los especialistas en informática de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) están evaluando la utilización de un software que combinaría muestras de conversaciones telefónicas, publicaciones de redes sociales y grabaciones de voz para rastrear criminales en todo el mundo.

Estas muestras están almacenadas dentro de una base de datos masiva que comparten las agencias de policía vinculadas al organismo. Esta tecnología utiliza algoritmos de Inteligencia Artificial (IA) especializados en análisis de voz para filtrar las voces por edad, género, idioma e incluso el acento de los criminales.

La sede de la Interpol en Lyon, en Francia, será la elegida para administrar esta plataforma, que buscará aumentar la precisión con la que son analizadas las grabaciones de voz, lo que aumentaría la confiabilidad de la evidencia en un tribunal. El anuncio de la Interpol revela que las pruebas de este sistema fueron exitosas y finalizaron en noviembre de 2017, por lo que ahora solo falta que sea revisado el próximo mes de junio en Bruselas.

A pesar de que en teoría, la aplicación de este sistema es legal, su uso podría incurrir en violaciones de la privacidad de los usuarios, ya que tendrá acceso completo a conversaciones telefónicas y en redes sociales de las personas que aparecen en la lista negra de la organización.

Asimismo, las muestras de voz serían recabadas de grabaciones móviles, terrestres, grabaciones de voz en Internet, fragmentos de audio en vídeos o incluso de publicidad en las redes sociales. El archivo o clip de audio recopilado por las autoridades incluye metadatos descriptivos sobre el criminal en cuestión y posteriormente el software agrega nueva información para encontrar coincidencias.