Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La plantilla del Real Madrid está más unida que nunca. A escasos días para la final de Kiev, los pupilos de Zinedine Zidane ultiman la puesta a punto para llegar en las mejores condiciones, y lo hacen combinando dos factores imprescindibles para lograr la victoria: el trabajo y la alegría. En los vestuarios de Valdebebas se respira felicidad y entusiasmo por todos lados.

Una buena muestra de ello es la última escena que han brindado a todos los madridistas varios jugadores de la primera plantilla y el hijo de Marcelo: Enzo. El retoño del lateral ya ha dado muestras en La Fábrica de su enorme talento.

Además de heredar la calidad de su padre, tiene también un enorme olfato goleador que le ha permitido anotar algún que otro hat-trick con la camiseta blanca. En el vestuario merengue ya saben como se las gasta, ya que han podido presenciar en directo el enorme talento que posee.