Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La abstención del Grupo Parlamentario de Ciudadanos a la proposición de ley remitida por el Parlament de Cataluña al Congreso de los Diputados abre la puerta a tramitar una ley para despenalizar la eutanasia.

La Ley de autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica establece que el paciente tiene derecho «a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles», así como a «negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley».

Además, se indica que el paciente deberá sufrir una «enfermedad terminal» o una «patología incurable» que le provoque un «sufrimiento físico o psíquico grave que se prevea permanente». De esta forma, se modificaría el texto actual del Código Penal que recoge que quien induzca el suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años, quien coopere con esta actividad también será sancionado con la cárcel y quien la ejecute tendrá una pena de hasta 10 años.

Solo Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Canadá tienen despenalizada la eutanasia, así como algunos estados de Estados Unidos y Australia, mientras que en Suiza no es delito el suicidio asistido.