Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Hoy se celebra el Día Mundial del Cáncer de Ovario y no podía haber mejor noticia que esta. Un equipo de investigadores e investigadoras de la Universitat Jaume I y el Hospital General Universitari de Castelló han desarrollado una técnica con la que reducir la mortandad de las mujeres con cáncer de ovario. Se trata de una fórmula matemática con la que se mide la carga tumoral y, en función de esta, se elige el tratamiento: cirugía o quimioterapia.

Si la carga tumoral permite que la cirugía estirpe todo el tumor o deje partículas de menos de un centímetro, se opta por la operación. No obstante, si se estima que la cirugía no garantiza extraer el tumor en su totalidad se opta por la quimioterapia, mejorando así el diagnóstico. Según explicó ayer uno de los doctores que ha liderado la investigación, Antoni Llueca, hasta ahora no se tenía en cuenta el examen previo y cuando se realizaba una cirugía no óptima (es decir, que no se conseguía extraer todo el tumor) aumentaba la probabilidad de muerte.

Investigadores del grupo de trabajo UMCOAP han demostrado que el índice de carcinomatosis peritoneal (ICP) es un instrumento «objetivo y reproducible» para cuantificar la carga tumoral real en pacientes con cáncer de ovario epitelial avanzado (AOC), en un trabajo que se enmarca en las actividades de investigación de la Cátedra de Formación e Investigación Quirúrgica de la UJI.

Por ello, el equipo de investigación considera, en sendos artículos publicados en European  Journal of Surgical Oncology y World Journal of Surgical Oncology a principios de este año, que el ICP podría ser un método adecuado para describir con precisión la diseminación peritoneal, porque evalúa la distribución exacta del cáncer en esta zona midiendo el tamaño de las lesiones en tres regiones abdominopélvicas y proporciona información precisa sobre la carga tumoral. El estudio se ha desarrollado en el Hospital General Universitario de Castelló desde enero de 2013 hasta diciembre de 2016 y ha incluido a 80 pacientes.