Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Casi 2.000 psicólogos y psiquiatras han firmado una carta, remitida al Ministerio de Justicia, sobre la sentencia de ‘La Manada’, en la que afirman que «la paralización y el bloqueo son reacciones automáticas y normales ante el pánico» y, por ello, no tiene sentido plantear la cuestión del consentimiento.

La misiva está firmada por 1.869 psicólogos y especialistas en tratamiento psicoterapéutico de víctimas de maltrato y abuso sexual y pretende aportar «información científica» al caso de La Manada que contribuya a esclarecer aspectos y no ponga, en ningún caso, «el foco» en la víctima.

Según esta carta abierta, existe una teoría, denominada Polivagal del psiquiatra de Stephen Porges, según la cuál «ante una amenaza de muerte, lesión grave o violencia sexual, es común una respuesta de inmovilización con latidos más lentos y del corazón y reducción de la sensibilidad al dolor».

Estos profesionales, que subrayan su «más profundo y enérgico rechazo a la sentencia», argumentan que «el bloqueo» es una «forma rápida de reacción del sistema nervioso para tratar de sobrevivir y minimizar el impacto del suceso amenazante». Por ello, insisten, no tiene sentido plantear la cuestión del consentimiento, «ni tampoco hay lugar para preguntar a la víctima ni es determinante el hecho de que tuviera respuesta sexual».

 

Los firmantes dejan claro que les mueve el deseo de colaborar con la Justicia, «de cara a trabajar por una sociedad más saludable». También subrayan la «urgente necesidad» de la prevención, incluyendo desde la infancia una educación sexual no patriarcal, con perspectiva de género, transversal y estructural, que favorezca el cumplimiento de los derechos de las mujeres.