Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Un padre que ha salvado la vida de su hijo con la maniobra de reanimación cardiopulmonar que había aprendido en un curso meses antes, insta a las personas a que aprendan lo básico en primeros auxilios. Alec Brown cuenta a The Independent que estaba en su casa de Mull (Escocia), cuando su hijo pequeño, Ruaridh, de ocho meses, se despertó de la siesta.

El hombre, de 29 años, relata que su esposa Kayleigh, de 26 años, «pensó que estaba un poco caliente», pero cuando éste revisó su temperatura «era normal». «Ella lo sentó en su trona para comer, al acercarse se dio cuenta de que estaba sufriendo. Ella lo levantó y vio que no estaba respirando», señala el padre.

«Pensamos que se estaba ahogando, así que traté de darle una palmada en la espalda para desalojar lo que fuera y no salió nada», cuenta. Tras llamar a la ambulancia, dejaron al pequeño en el suelo y le revisaron las vías respiratorias.

«Sus labios comenzaron a ponerse azules», por lo que comenzó a practicarle la RCP, utilizando las técnicas que había aprendido en un curso de primeros auxilios para bebés en febrero. «Estuve haciendo compresiones de pecho durante un minuto y medio, hasta que logró respirar», recuerda Alec.

Tras esto, la ambulancia llegó y llevó a Ruraidh a un hospital para niños en Glasgow en helicóptero, donde lo mantuvieron ingresado durante tres días. Los médicos creen que el joven sufrió una infección viral.

«Ya seas mamá, papá, abuela o abuelo, simplemente haz un curso de reanimación cardiopulmonar infantil tan pronto como puedas, ya que un curso general de RCP no te enseña las mismas cosas, es diferente para adultos y niños», insta el padre.