Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Un niño de 10 años ha recibido la primera mandíbula en fabricada con una impresora 3D en China y que es completamente funcional, según los medios locales. El menor perdió su mandíbula durante una operación que se le realizó para extraer un tumor en esta zona, desde entonces, Feng Xiaoxiao (nombre bajo pséudonimo), no podía hablar ni comer con normalidad, además de poseer una deformación bastante visible.

Sin embargo, un grupo de cirujanos consiguió adaptarle una mandíbula hecha de titanio, y que fue creada por medio de una impresora 3D, y que llegó a ser una réplica del hueso original.

“Con solamente diez años de edad, si no se reparaba la mandíbula dislocada había muchas posibilidades de que el paciente sufriera secuelas psicológicas el resto de su vida”, explicó el cirujano encargado del caso, Lai Qingguo, al periódico local Science and Technology Daily.

La operación, que duró unas tres horas, se realizó con éxito y el implante se ajustó bien a los huesos y articulaciones adyacentes. Tres meses después, los médicos no detectaron efectos secundarios ni complicaciones. Tampoco le dejó secuelas estéticas. «Para él, es como si le hubieran colocado unos implantes dentales», explicó Lai. «La tecnología de impresión 3D será clave para el futuro de la medicina personalizada», añadió.