Javier Collado

Dobuss

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte estudia aplicar la neurociencia en el diseño de un nuevo currículo de la Educación Infantil, de cero a seis años, basado en competencias, en lugar de áreas de conocimiento como se hace en la actualidad.

«Quiero anunciar que el ministerio está valorando el diseño de un nuevo currículo de Educación Infantil basado en un marco competencial de neurodesarrollo, de cero a seis años, y no por áreas de conocimiento», ha afirmado el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, durante su intervención en el I Congreso de Educación Infantil y Neurociencia que organiza su departamento en Madrid.

La neurociencia educativa se basa en que la inteligencia es multidimensional, de manera que los niños en un mismo ambiente de aprendizaje pueden pensar, experimentar o expresar sus ideas a través de diferentes códigos. Asimismo, sostiene que la memorización de conceptos es menos efectiva en la adquisición de nuevos conocimientos que la propia experimentación.

Según el ‘número dos’ de Educación, es preciso contemplar los conocimientos sobre los procesos cognitivos «cuando el cerebro aprende y las prácticas educativa basadas en la evidencia científica van prosperando». Asimismo, ha subrayado que el desarrollo del cerebro es un proceso permanente, que alcanza su mayor crecimiento durante la primera infancia.

Por ello, ha apelado a los responsables educativos, al propio Ministerio y a las Comunidades Autónomas para abordar el diseño de este nuevo currículo destinado a los primeros años de la etapa escolar, que en opinión del secretario de Estado «son los más formativos para el desarrollo de competencias y capacidades de aprendizaje e influyen en gran medida en las perspectivas educativas y de empleabilidad posteriores».