Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Científicos del grupo de investigación ‘Mecanización y Tecnología Rural’ de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba presentaron una máquina cosechadora integral que, tras envolver completamente el árbol, hace vibrar el tronco y, a la vez, sacudir su copa para recoger la mayor cantidad de frutos posible.

Además, este invento dispone de unas cintas transportadoras donde cae directamente la fruta y queda almacenada. Esta optimización del trabajo permitiría recoger la cosecha de una hectárea de olivar intensivo en cuatro horas.

Este sistema tecnológico aúna los dos principales sistemas para el desprendimiento de fruto que actualmente se emplean en distintos dispositivos de recolección de manera separada: Un vibrador para el tronco y un sacudidor de copa que se ajustan a las dimensiones de la misma. Ambas funciones permiten una agitación completa de la parte superior del árbol, al mismo tiempo que se agita el tronco. De esta forma, se obtiene una mayor caída de frutos en comparación con los mecanismos que trabajan por separado.

De esta forma, los creadores de esta patente pretenden simular de manera simultánea en una máquina la vibración del tronco apoyado por vareo manual, el proceso de recolección más utilizado en la actualidad.

El equipo incorpora tecnologías de la información y la comunicación para poder realizar diferentes procesos como el seguimiento remoto de la máquina, monitoreo de la cosecha y control de la trazabilidad del fruto desde el campo. La idea permite mejorar la calidad del fruto recolectado, y por tanto del aceite a partir de su cosecha temprana.

Debido a la particularidad de las cosechas de olivos y otros cultivos similares en los que los árboles están sembrados de forma lineal, este sistema está configurado para realizar trabajos discontinuos.

Para el diseño del prototipo de esta cosechadora, los investigadores han contado con financiación y apoyo del sector a través de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español. En un futuro muy próximo se desarrollará este prototipo con fondos de Feder a través del Convenio de Compra Pública ‘Innolivar’ y en colaboración con otras empresas.