Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha permitido la desarticulación de un grupo criminal que recurría a técnicas mafiosas para la ocupación de una urbanización de apartamentos en la carretera de Villaverde a Vallecas, en Madrid, llegando a sembrar el terror con armas de fuego y a disparar contra los inquilinos por el retraso en los pagos mensuales o la sospecha de que les delataran.

La operación ‘Mate-Hortelano’ ha permitido la detención de los cinco integrantes de esta red, dos de España, dos de Eslovenia y un último de Croacia, que alquilaban los pisos a personas que ocupaban las viviendas de forma ilegal y les obligaban a pagar una cantidad de dinero al mes, con casos en los que le dispararon en la rodilla por «su conducta inadecuada».

Las investigaciones se iniciaron en el mes de junio de 2017 cuando los agentes tuvieron conocimiento de una serie de hechos que venían sucediendo en una urbanización de apartamentos en Madrid donde se producían coacciones, amenazas y agresiones a residentes de la misma.

Con las primeras pesquisas se averiguó que las viviendas de dicha urbanización eran propiedad de una sociedad. Esta empresa había alquilado de forma legal varios de los apartamentos, pero otros se encontraban vacíos u ocupados de forma ilegal, por lo que hicieron un acuerdo con un ciudadano español para que se encargase del cuidado y protección de la totalidad de la finca.

Pronto este individuo comenzó a realquilar de forma ilegal los apartamentos vacíos, quedándose con las rentas del alquiler, y obteniendo así un beneficio extra e ilegal por la gestión irregular de la finca, según detallan en un comunicado la Policía y la Guardia Civil.