Javier Collado

Dobuss

María Morales. La Policía francesa ha detenido a un hombre por drogar con lo que podría ser burundanga a una joven y robarle cuando estaba drogada gracias a un vídeo. Los hechos se cometieron hace aproximadamente un mes en el sur de Francia, durante un concierto, según fuentes cercanas al caso.

En el vídeo, que justamente estaban grabando la víctima cuando ocurrió todo, se observa cómo se acerca un hombre que en cuestión de décimas de segundo echa algo en el vaso de una manera veloz.

El hombre después se marcha y, aunque el vídeo ya no continúa, se supone que espera cerca de su víctima a que esta sienta los efectos de la droga que anula la voluntad para robarle, cuyo nombre real es escopolamina.

Esta droga es la más utilizada por violadores y ladrones en bares, donde aprovechan descuidos de sus víctimas para tirarles estas pastillas en las copas y vasos, y a partir de ahí surgen situaciones de lo más peligroso, que van desde violaciones en grupo hasta rutas al cajero automático con su verdugo para sacar dinero de la cuenta.

En casi todos los casos, las víctimas acaban cayendo en un profundo sueño y no recuerdan apenas nada al despertar. Sin embargo, en esta ocasión la joven realizó una denuncia y entregó el vídeo, donde por suerte se podía identificar al autor del delito. Según las mismas fuentes, en cuanto se el hombre fue identificado fue detenido.